Free xml sitemap generator Derecho Laboral y Otras cosas: julio 2013

PRESENTACIÓN.

Con este blog vamos a intentar, a través de la publicación periódica de artículos, dar una visión actual del derecho laboral y de la prevención de riesgos laborales. Intentaremos con dicha información resultar útil a aquellos empresarios, trabajadores y profesionales que estén interesados en estos temas.

viernes, 26 de julio de 2013

TRABAJO EN INSTALACIONES ELÉCTRICAS

Introducción.

El hecho de la generalización del uso de la energía eléctrica en los procesos productivos, unido a la invisibilidad de la misma y a los graves daños que provoca cuando el accidente se produce, hace merezca la pena dedicar un post al riesgo eléctrico y a las medidas de prevención a adoptar en los trabajos en instalaciones eléctricas. Para ello empezaremos enumerando los factores que intervienen en la importancia del riesgo para a continuación realizar un resumen del Real Decreto  614/2001 sobre disposiciones mínimas para la protección de la salud y seguridad de los trabajadores frente al riesgo eléctrico norma fundamental en la materia, junto al R.D. 842/2002 de 2 de Agosto por el que se aprueba el Reglamento electrotécnico de baja tensión y sus ITC  y el R.D. 223/2008 de 15 de Febrero Reglamento sobre condiciones técnicas y garantías de seguridad en líneas eléctricas de alta tensión y sus ITC.
 

Factores que intervienen en el riesgo eléctrico.

Para que se produzca la circulación de corriente eléctrica a través del cuerpo humano se requieren 3 cosas:
  1. Que el cuerpo humano sea conductor.
  2. Que forme parte del circuito eléctrico.
  3. Y que exista una diferencia de potencial entre los dos puntos de contacto del cuerpo con el circuito.
Las lesiones que puede ocasionar una corriente eléctrica en el cuerpo humano vienen dadas por la intensidad de la corriente que a su vez depende de la ley de Ohm:
 
I=V/R, donde I es la Intensidad de la corriente, V es la diferencia de potencial entre los puntos de contacto y R la resistencia que presenta el cuerpo humano. El siguiente cuadro aclarará un poco los efectos que las distintas intensidades pueden tener en el cuerpo humano:
 
 
Así y puesto que la gravedad del accidente depende de la intensidad y esta es inversamente proporcional a la Resistencia al paso que ofrece el cuerpo humano. A mayor resistencia menores daños, a estos efectos hay que tener en cuenta que el cuerpo humano se comporta como un semiconductor y que la resistencia que presenta al paso de la corriente depende de la tensión de contacto siendo por debajo de 50V (tensión de seguridad) donde el cuerpo humano presenta mayor resistencia.
 
Otro factor que influye en la resistencia que presenta el cuerpo humano es la humedad de la piel y mientras mayor es la segunda menor es la primera.
 
A la importancia que tiene la tensión de contacto que como hemos visto es determinante de la resistencia que presenta el cuerpo humano al paso de la corriente hemos de añadir la importancia que tiene por ser directamente proporcional a la intensidad de la corriente.
 
Otros factores que intervienen en la importancia de los daños producidos son el tiempo de exposición  la corriente (De ahí la importancia de los tiempos de actuación de los dispositivos diferenciales cuando se da un cortacircuito) , el tipo de corriente (es menos dañina la continua) y la trayectoria que la corriente sigue por el cuerpo (los daños son más graves siempre que atraviese el corazón o el cerebro).
 

El Real Decreto 614/2001 de 8 de Junio.

Como hemos visto más arriba de una importancia fundamental en la materia resulta el citado decreto que recoge las disposiciones mínimas para la protección de la salud y la seguridad de los trabajadores, al respecto es necesario decir que dicho decreto da una gran importancia a los procedimientos de trabajo, a la formación y a la información de los trabajadores que van a realizar trabajos en instalaciones eléctricas y  distingue a estos efectos entre trabajos que se realizan a Baja Tensión ( inferior a 1000 voltios en c.a o 1500 voltios en c.c.) y trabajos que se realizan en Alta Tensión (1000 voltios o más en c.a y 1500 o más en c.c.).

Trabajos sin tensión.

En principio todos los trabajos en instalaciones eléctricas habrán de realizarse sin tensión, salvo casos excepcionales en que no se pueda realizar así. Dichos trabajos habrán de realizarse por por trabajadores autorizados (autorizados por el empresario en base a su capacidad para realizar los trabajos de forma correcta) en el caso de trabajos en Baja Tensión y por trabajadores cualificados (aquellos autorizados por el empresario con conocimientos especializados en materia de instalaciones eléctricas debido a su formación acreditada bien profesional o universitaria o  una experiencia acreditada de 2 o más años de experiencia en trabajos en instalaciones eléctricas) en el caso de trabajos en Alta Tensión. El procedimiento para la desconexión de la instalación de la red eléctrica será el siguiente:
1. Desconexión. Aislando la parte de la instalación en la que se va a trabajar de todas las fuentes de alimentación.
2. Prevenir cualquier posible realimentación. Los dispositivos de maniobra utilizados para desconectar la instalación serán tales que sea prácticamente imposible la reconexión para ello se bloquearán los mismos o bien de no ser posible se señalizarán.

     
    3. Se verificará la ausencia de tensión en todos los elementos activos de la instalación     próximos a la zona de trabajo. En alta tensión también se verificará la fiabilidad de los dispositivos empleados para la verificación, tanto antes como después de su utilización.
    4. Se produce la puesta a tierra y en cortocircuito de los elementos que puedan ponerse accidentalmente en tensión. De esta forma la zona de trabajo continua siendo segura aún en el caso de producirse una tensión accidental pues se deriva dicha tensión hacia la puesta a tierra. En estos casos se conectará primero la puesta a tierra y después al elemento, equipo o dispositivo eléctrico. Las puestas a tierras serán visibles desde la zona de trabajo o estarán lo más cerca posible de la misma y se comprobará periódicamente que permanecen correctamente conectadas durante el trabajo. En Alta Tensión la puesta a tierra y en cortocircuito será en ambos lados de la zona de trabajo, salvo casos excepcionales.
     
    5. En caso de que existan elementos próximos en tensión será necesario o bien la utilización de dispositivos aislantes o de no ser posible establecer una señalización de seguridad para delimitar las zonas de trabajo.
     
    Una vez realizados los trabajo se procederá a reponer la tensión utilizando el siguiente procedimiento. Ello se hará sólo una vez retirados todos los trabajadores salvo los indispensables de la zona de trabajo y recogidas todas las herramientas y equipos de trabajo utilizados:
     
    1. Retirada de las protecciones adicionales y de la señalización zonal, si existiera.
    2. Retirada de la puesta a tierra y en cortocircuito.
    3. Desbloqueo o retirada de la señalización de los dispositivos de corte.
    4. Cierre de los circuitos, para reponer la tensión.

Trabajos en tensión.

 Como hemos dicho más arriba estos trabajos sólo se realizarán con carácter excepcional, cuando no sea posible desconectar la instalación eléctrica y en ellos al igual que en los anteriores son fundamentales los procedimientos de trabajo, la información y a formación a los trabajadores que los realicen.
En cuanto a las medidas generales de prevención a observar en dichos trabajos, tenemos que: se realizarán por trabajadores cualificados; en los trabajos donde la comunicación sea difícil, los trabajos deberán realizarse por al menos 2 trabajadores con formación en materia de primeros auxilios; el método de trabajo y los equipos y materiales utilizados deberán asegurar la protección del trabajador frente al riesgo eléctrico.
En cuanto a los equipos mencionados estos pueden ser:
  • Accesorios aislantes (pantallas, cubiertas, vainas).
  • útiles y herramientas aislantes o aislados.
  • pértigas aislantes.
  • dispositivos aislantes o aislados.
  • Equipos de Protección Individual frente a riesgos eléctricos.
Dichos equipos se elegirán en función de las características de los trabajos, en especial la tensión, y de los trabajadores.
 
Algunas normas para el trabajo en tensión son:
  • Los trabajadores estarán en lugares estables y seguros que les permitan tener las manos libres.
  • La iluminación será la adecuada.
  • Se prohíbe el uso de conductores (pulseras, relojes, anillos o cremalleras metálicas).
  • Se prohíben los trabajos en caso de tormenta, lluvia, nevadas, viento fuerte y otras situaciones que dificulten la visibilidad o la manipulación de las herramientas. En caso de tormenta también se interrumpen los trabajos en instalaciones interiores conectadas  líneas eléctricas aéreas.
En los trabajos en Alta tensión el trabajo se efectuará bajo la dirección y vigilancia de un jefe de trabajo que es el trabajador cualificado que asume la responsabilidad directa del mismo. Los trabajadores cualificados que vayan a desarrollar los trabajos deberán ser autorizados por escrito por el empresario, definiéndose el procedimiento de trabajo también por escrito en el que se incluirán: la secuencia de las operaciones a realizar; las medidas de seguridad que deban adoptarse; el material y medios de protección a utilizar junto con las instrucciones para su uso y verificación del buen estado de los mismos.
 

Trabajo en proximidad.

Para hablar de trabajos en proximidad primeramente tenemos que definir un par de conceptos:
  • Zona de peligro: Espacio alrededor de elementos en tensión en el que la presencia de un trabajador desprotegido supone un riesgo grave o inminente de contacto eléctrico o arco eléctrico con el elemento en tensión.
  • Zona de proximidad: espacio delimitado alrededor de la zona de peligro.
Ambas zonas varías según la tensión con la que se trabaja y se definen en la siguiente tabla:
 
 
 Trabajo en proximidad sería el trabajo que se realiza cerca de la zona de proximidad, siempre sin entrar en la zona de peligro. Un dibujo ayudara a aclarar el concepto.
 
 
 
 En dichos trabajos es necesario observar una serie de precauciones: antes de iniciar los trabajos se comprobará la viabilidad del mismo por trabajador autorizado, en trabajos en Baja Tensión, o por trabajador cualificado, en trabajos en Alta Tensión.; si el trabajo es viable se adoptarán medidas de seguridad para: reducir al mínimo posible los elementos en tensión mediante la colocación de accesorios aislantes y en caso de que no se hubieran podido aislar todos los elementos en tensión, quedando zonas de peligro accesibles, se delimitarán las zonas de peligro, se informará a los trabajadores de la existencia de zonas de peligro accesibles y de la precauciones y medidas a adoptar.
 
Los trabajadores que habitualmente trabajan en la proximidad de elementos de tensión habrán de recibir formación específica sobre la forma segura de realizar los mismos.
 
Los trabajadores autorizados realizarán la vigilancia y control correspondiente del cumplimiento de las medidas de seguridad en general, y en particular del movimiento de los trabajadores y elementos y objetos existentes en la zona de trabajo.

Más información.

 
 
 

 

 

 

domingo, 7 de julio de 2013

EL VALOR LIBERATORIO DEL FINIQUITO

valor liberatorio del finiquito
 


Introducción:

En el presente post vamos a tratar un tema que suscita muchas dudas y problemas ¿Cuándo un finiquito se puede considerar que cumple su función de extinción de la relación laboral o tiene carácter liberatorio?. En muchas ocasiones no hacer bien las cosas puede llevar a que ese finiquito, que se ha firmado por ambas partes y que se consideraba que ponía fin a la relación laboral, no es tal   lo que lleva a que podamos encontrarnos a continuación de su firma con problemas cuando un juzgado nos diga que la relación  se ha extinguido indebidamente y por tanto tenemos que pagar la correspondiente indemnización.
 

Las dos caras del finiquito:

Podemos reconocer según la jurisprudencia dos efectos al finiquito:
  • Saldo de cuentas, recibo de cantidad y declaración de que las partes o se deben nada entre sí a consecuencia del contrato.
  • Extinción del contrato por mutuo acuerdo del trabajador y empresario.
En cuanto al primer efecto es el reconocimiento del trabajador de que se encuentra saldado de todas las deudas que la empresa tuviera con él. Dichas deudas normalmente abarcan los salarios pendientes de pagar a la fecha de la extinción del contrato, pagas extras (beneficios, verano y navidad) pendientes de cobro y vacaciones aunque se pueden incluir otros conceptos. La firma del trabajador no tiene valor para el empresario por ejemplo en los siguientes casos: cuando se demuestre que el empresario no ha abonado las cantidades que figuran en el mismo y se dicen cobradas o en los casos en que existe una diferencia sensible entre la cantidad cobrada por el trabajador y la que hubiera debido de cobrar sin que esta diferencia se justifique en función de transacción alguna, también cuando con posterioridad a su firma se adquieren derechos que no existían en el momento de la firma del mismo como puede ser la actualización conforme a IPC de salarios con efectos retroactivos o sentencia en un procedimiento judicial por diferencias salariales.
 
En cuanto al segundo efecto, es el que mayores problemas causa y por eso le dedicaremos el siguiente apartado.

El valor liberatorio del finiquito respecto a la extinción del contrato de trabajo:

En principio y como expresión que es de la voluntad de las partes ha de reconocerse al finiquito una eficacia liberatoria y extintiva definitiva, presumiéndose que el consentimiento y la declaración de voluntad que contienen son libres y conscientemente emitidos y que recaen sobre el objeto y la causa del contrato. Los problemas principales que puede presentar el finiquito y que le privan de valor liberatorio son:
  • La inexistencia del consentimiento o las dudas en cuanto a su alcance. El consentimiento ha de expresarse de manera inequívoca, privando la jurisprudencia de valor liberatorio al mismo cuando no contiene expresamente el efecto extintivo y se limita a frases estereotipadas (del tipo, el trabajador renuncia a ejercitar acción alguna contra la empresa o el trabajador no tiene más que reclamar o exigir, etc.).
  • La existencia de vicios del consentimiento como son el error, el dolo, la violencia o la intimidación (art. 1265 del C.C.). Así por ejemplo en los casos en que la situación anímica del trabajador no le hubiera permitido prestar un consentimiento libre e informado, cuando el finiquito este redactado de una forma oscura o poco clara, etc.
  • Ausencia de objeto o causa torpe. Por ejemplo en el caso de que se haya extinguido el contrato temporal por el transcurso del tiempo y se demuestre que existe fraude de ley en la temporalidad o en los casos que se alegue para la extinción el periodo de prueba, cuando este no se haya contemplado por escrito o cuando esta ya hubiera transcurrido o en el caso de sucesivos contratos temporales con firma de finiquito a la finalización de cada uno de ellos.
  • Tratarse de pactos contrarios a normas imperativas o contrarias al orden público o que supongan una renuncia a derechos irrenunciables (Art. 3.5. del ET). Un ejemplo de este último motivo lo podemos encontrar en la Sentencia del Tribunal Supremo de 27 de Marzo de 2013 donde se declara nulo el finiquito firmado por el trabajador, al día siguiente de su despido y por una cantidad sensiblemente inferior a la correspondiente por improcedencia. La sentencia considera que en el caso citado no existía mutuo acuerdo entre empresa y trabajador ni desistimiento de este último y que la firma del finiquito al día posterior al despido era una renuncia a derechos a los que no podía renunciar el trabajador.
Para terminar un par de consejos:
  •  Una buena forma de evitar  problemas es hacer uso de lo establecido en el artículo 49.2 del Estatuto de los Trabajadores con la presencia de un representante de los trabajadores en el momento de la firma del finiquito y de esta forma evitar posibles equívocos entre las partes.
  • Si no estamos seguro de aquellos documentos que nos ofrecen firmar lo mejor es o no firmarlos o firmarlos como no conforme, así no se podrá alegar nuestro consentimiento a lo firmado. 

Otros enlaces de interés:

 

AVISO LEGAL

1. DATOS IDENTIFICATIVOS: El presente blog es propiedad de Manuel Leva Fernández N.I.F. 52.183.757-T con despacho abierto en el Paseo de las Delicias, 30 2º C.P.28045 de Madrid.
2. DATOS COLEGIALES:EL TITULAR del blog es abogado colegiado número 88.258 del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid.
3. POLÍTICA DE ENLACES: Salvo en el caso del enlace a la web del despacho profesional EL TITULAR del blog no ejerce ningún control sobre el resto de sitios y contenidos enlazados. En ningún caso EL TITULAR del blog asumirá responsabilidad alguna por los contenidos de algún enlace perteneciente a un sitio web ajeno, ni garantizará la disponibilidad técnica, calidad, fiabilidad, exactitud, amplitud, veracidad, validez y constitucionalidad de cualquier material o información contenida en ninguno de dichos hipervínculos u otros sitios de internet. Igualmente la inclusión de estas conexiones externas no implicará ningún tipo de asociación, fusión o participación con las entidades conectadas.
4. DERECHOS DE PROPIEDAD INTELECTUAL E INDUSTRIAL: EL TITULAR del blog es propietario de todos los derechos de propiedad intelectual e industrial del blog, así como de los elementos contenidos en ellas. Todos los derechos reservados en virtud de lo dispuesto en los artículos 8 y 32.1, párrafo segundo, de la LPI, quedan expresamente prohibidas la reproducción, la distribución y la comunicación pública, incluida su modalidad de puesta a disposición, de la totalidad o parte de los contenidos de este blog, con fines comerciales, en cualquier soporte y por cualquier medio técnico sin la autorización DEL TITULAR . EL USUARIO se compromete a respetar los derechos de Propiedad Intelectual e Industrial titularidad DEL TITULAR.
5. RESPONSABILIDAD DE TITULAR, POR LOS DAÑOS QUE PUEDAN SURGIR DURANTE LA VISITA A NUESTRO BLOG: EL TITULAR no se hace responsable en ningún caso de los daños y perjuicios de cualquier naturaleza que pudieran ocasionar, a título enunciativo: errores u omisiones en los contenidos, falta de disponibilidad del blog, o la transmisión de virus o programas maliciosos o lesivos en los contenidos, a pesar de haber adoptado todas las medidas tecnológicas para evitarlo.
6. COOKIES: El presente blog no utiliza cookies.
7. JURISDICCIÓN Y LEYES APLICABLES: En cuanto a la jurisdicción competente y las leyes aplicables para resolver cuestiones relacionadas con el presente blog serán las españolas.