Free xml sitemap generator Derecho Laboral y Otras cosas: agosto 2013

PRESENTACIÓN.

Con este blog vamos a intentar, a través de la publicación periódica de artículos, dar una visión actual del derecho laboral y de la prevención de riesgos laborales. Intentaremos con dicha información resultar útil a aquellos empresarios, trabajadores y profesionales que estén interesados en estos temas.

martes, 27 de agosto de 2013

EL DERECHO DE INDEMNIDAD DEL TRABAJADOR

Introducción.

El derecho de indemnidad es emanación del derecho a la tutela judicial efectiva y un derecho de creación jurisprudencial a través de diversas sentencias del Tribunal Constitucional, entre las que podemos enumerar la 7/1993, 14/1993, 54/1995, 196/2000, 187/2004, 38/2005 y 144/2005. Dicha doctrina jurisprudencia ha sido recogida en el art. 17.1 del Estatuto de los Trabajadores  
Serán igualmente nulas las órdenes de discriminar y las decisiones del empresario que supongan un trato desfavorable de los trabajadores como reacción ante una reclamación efectuada en la empresa o ante una acción administrativa o judicial destinada a exigir el cumplimiento del principio de igualdad de trato y no discriminación.

Definición. 

 Implica dicho derecho que del ejercicio de acción judicial o actos preparatorios o previos no pueden seguirse consecuencias perjudiciales en el ámbito de las relaciones públicas o privada para la persona que las ejercita.

Algunas precisiones en torno a la garantía de indemnidad.

Varias preguntas nos suscita dicha definición:
  1. ¿Qué se consideran  actos preparatorios o previos?.
  2. ¿A quien corresponde la prueba de la relación de causalidad entre la reclamación y las represalias empresariales?.
  3. ¿Podría considerarse el incumplimiento de una orden manifiestamente ilegal protegida por el derecho de indemnidad?.
 
  1. La jurisprudencia ha considerado vulnerada la garantía de indemnidad en los siguientes casos:

    En el caso de reclamaciones frente al empresario (tanto judiciales como extrajudiciales).

    Denuncias al empresarios ante la Inspección de Trabajo y Seguridad Social.
  2. Al igual que en otros casos de vulneración de derechos fundamentales la prueba de la inexistencia de dicha vulneración pertenece al empresario. Así pues probado por el trabajador la reclamación efectuada, corresponde al empresario demostrar que las medidas adoptadas no tienen relación con la misma. Así podrían ser indicios de la inexistencia de relación:

    La existencia de motivos ajenos a la reclamación que justifiquen las medidas adoptadas.

    El transcurso de un dilatado plazo de tiempo desde la realización de la reclamación.

    La existencia de otras reclamaciones del trabajador contra las que no se han adoptado represalias.
  3. En principio no, puesto que no estaríamos ante una reclamación del trabajador. Si bien habría que analizar si la actuación empresarial atenta contra cualquier otro derecho fundamental que no sea el de tutela judicial efectiva.

Consecuencias de la infracción del principio de indemnidad.

Las consecuencias de la infracción del principio de indemnidad es siempre la nulidad de la actuación empresarial cuyas consecuencias serán distintas dependiendo del contenido de dicha actuación, así por ejemplo: en el caso de que el empresario hubiera trasladado al trabajador el resultado sería su devolución al centro de trabajo de origen; en el caso de cambio de puesto de trabajo el resultado sería su devolución al puesto de trabajo de origen, etc.
 
La jurisprudencia existente sobre el tema se refiere al despido del trabajador como consecuencia de la reclamación del trabajador y en estos casos la consecuencia de la vulneración del derecho de tutela judicial efectiva implica la nulidad del despido y la readmisión del trabajador en su puesto de trabajo.
 
¿Cabría pedir la rescisión del contrato de trabajo por incumplimiento de sus obligaciones por parte del empresario a la que se refiere el art. 50 del Estatuto de los Trabajadores? Es indudable que sí en los casos en que la reacción empresarial es distinta al despido del trabajador (traslado, movilidad funcional, cambio de horario, etc.). Cuando la reacción empresarial haya sido el despido del trabajador personalmente  entiendo que no habría problema, acumulando en la demanda las acciones de vulneración de derechos fundamentales y la de solicitud de extinción del contrato de trabajo, y por tanto en caso de que el trabajador tras lo sucedido no quisiera seguir en la empresa solicitar la extinción del contrato de trabajo y su correspondiente indemnización (33 días por año por los periodos posteriores al 12 de Febrero de 2012 y 45 días por año por los anteriores) en lugar de la readmisión.
 
Habría que tener en cuenta también la posibilidad de pedir la indemnización, adicional a la correspondiente a la extinción del contrato de trabajo, a la que se refiere el art. 183 de la Ley Reguladora de la Jurisdicción Social.
 
Cuando la sentencia declare la existencia de vulneración, el juez deberá pronunciarse sobre la cuantía de la indemnización que, en su caso, le corresponda a la parte demandante por haber sufrido discriminación u otra lesión de sus derechos fundamentales y libertades públicas, en función tanto del daño moral unido a la vulneración del derecho fundamental, como de los daños y perjuicios adicionales derivados.


Procedimiento adecuado para reclamar la nulidad de una actuación empresarial por infracción del derecho de indemnidad.

El procedimiento adecuado para reclamar por la vulneración del derecho de indemnidad sería el procedimiento de tutela de derechos fundamentales y libertades públicas regulados en los artículos 177 y siguientes de la Ley Reguladora de la Jurisdicción Social.
 
 

AVISO LEGAL

1. DATOS IDENTIFICATIVOS: El presente blog es propiedad de Manuel Leva Fernández N.I.F. 52.183.757-T con despacho abierto en el Paseo de las Delicias, 30 2º C.P.28045 de Madrid.
2. DATOS COLEGIALES:EL TITULAR del blog es abogado colegiado número 88.258 del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid.
3. POLÍTICA DE ENLACES: Salvo en el caso del enlace a la web del despacho profesional EL TITULAR del blog no ejerce ningún control sobre el resto de sitios y contenidos enlazados. En ningún caso EL TITULAR del blog asumirá responsabilidad alguna por los contenidos de algún enlace perteneciente a un sitio web ajeno, ni garantizará la disponibilidad técnica, calidad, fiabilidad, exactitud, amplitud, veracidad, validez y constitucionalidad de cualquier material o información contenida en ninguno de dichos hipervínculos u otros sitios de internet. Igualmente la inclusión de estas conexiones externas no implicará ningún tipo de asociación, fusión o participación con las entidades conectadas.
4. DERECHOS DE PROPIEDAD INTELECTUAL E INDUSTRIAL: EL TITULAR del blog es propietario de todos los derechos de propiedad intelectual e industrial del blog, así como de los elementos contenidos en ellas. Todos los derechos reservados en virtud de lo dispuesto en los artículos 8 y 32.1, párrafo segundo, de la LPI, quedan expresamente prohibidas la reproducción, la distribución y la comunicación pública, incluida su modalidad de puesta a disposición, de la totalidad o parte de los contenidos de este blog, con fines comerciales, en cualquier soporte y por cualquier medio técnico sin la autorización DEL TITULAR . EL USUARIO se compromete a respetar los derechos de Propiedad Intelectual e Industrial titularidad DEL TITULAR.
5. RESPONSABILIDAD DE TITULAR, POR LOS DAÑOS QUE PUEDAN SURGIR DURANTE LA VISITA A NUESTRO BLOG: EL TITULAR no se hace responsable en ningún caso de los daños y perjuicios de cualquier naturaleza que pudieran ocasionar, a título enunciativo: errores u omisiones en los contenidos, falta de disponibilidad del blog, o la transmisión de virus o programas maliciosos o lesivos en los contenidos, a pesar de haber adoptado todas las medidas tecnológicas para evitarlo.
6. COOKIES: El presente blog no utiliza cookies.
7. JURISDICCIÓN Y LEYES APLICABLES: En cuanto a la jurisdicción competente y las leyes aplicables para resolver cuestiones relacionadas con el presente blog serán las españolas.